Foro de la manada

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Miér Ago 13, 2014 10:50 pm.
Galería


Últimos temas
» El Pacto de los lobos
Jue Feb 19, 2009 4:42 pm por imposibleisnothing

» Organizando la manada
Mar Feb 03, 2009 3:47 am por imposibleisnothing

» Personajes de cada uno :)
Mar Feb 03, 2009 3:39 am por imposibleisnothing

» La Manada en la batalla
Mar Feb 03, 2009 3:36 am por imposibleisnothing

» Idea para un futuro lejano
Mar Feb 03, 2009 3:33 am por imposibleisnothing

» Como debe actuar un ingeniero
Vie Ene 30, 2009 9:31 am por Callo

» Anillos de Biblioteca
Vie Ene 30, 2009 9:20 am por Callo

» Una noche trankila...
Vie Ene 30, 2009 9:01 am por Callo

» poS na ste soY yo :D
Vie Ene 30, 2009 5:02 am por Callo


No estás conectado. Conéctate o registrate

Actualidad de War....

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 Actualidad de War.... el Miér Oct 01, 2008 6:13 pm

arcasis

avatar
Admin
Cuando empiezan a aparecer los primeros informes de la Plaga del Caos en los asentamientos limítrofes del Imperio, se les resta importancia; se dice que son cuentos inventados para mantener alejados a visitantes no deseados. Pero, cuando la plaga hace su aparición en las calles de Altdorf, la situación cambia por completo. Para cuando el Emperador reacciona decretando su primera orden de cuarentena, la vil enfermedad ya se ha extendido por casi todos sus dominios. Los médicos del Imperio trabajan día y noche combatiendo el mal, pero la plaga resiste a todo intento de cura.



Las víctimas de la Plaga del Caos experimentan al principio cansancio, dolores, úlceras y una sed extrema. Después, pasan a sufrir brotes de náuseas, pero lleva casi un mes alcanzar las fases finales de la enfermedad. En ese punto es cuando la terrible naturaleza de la plaga se manifiesta; los pobres desgraciados que llevan tres o cuatro semanas experimentando sus síntomas comienzan a cambiar, transformándose en viles mutantes del Caos que atacan salvajemente a cualquier criatura que se cruce en su camino. Aquellos que tienen la suerte de no caer en las garras de la enfermedad, suelen morir a manos de los salvajes monstruos que genera.

A medida que transcurren los meses, aumenta el índice de muertos. La cuarentena y la ley marcial no consiguen frenar el avance implacable del mal, y el miedo y la paranoia se apoderan de todas las poblaciones del Imperio. Las milicias de las ciudades azotadas por la plaga se ven obligadas a combatir las hordas de mutantes del Caos que vagan por las calles, dejando las murallas desprotegidas contra amenazas externas. Bandas envalentonadas de malhechores merodean por los alrededores de las villas, saqueando, quemando y matando a voluntad. No se ha conocido drama similar en la historia del Imperio, pero la Plaga del Caos es un mero precursor de la tragedia que se avecina.

Ver perfil de usuario http://lamanada.superforo.net

2 Parte 2 el Miér Oct 01, 2008 6:16 pm

arcasis

avatar
Admin
Entretanto, en el reino de los Elfos Oscuros de Naggaroth, los Magos Videntes de Ghrond continúan su incesante estudio del lejano Torbellino del Caos. Súbitamente, aprecian un cambio marcado en el color y la forma de los nebulosos remolinos. Los Magos Videntes observan con atención el fenómeno, estudiando las siniestras señales. Cuando están seguros de su interpretación, envían a un mensajero al Sur de Naggarond a lomos de un veloz Pegaso Negro. Están a punto de desatarse en el mundo grandes acontecimientos, y el Rey Brujo debe ser informado.
Unos días después, el mensaje de Ghrond llega a manos de Malekith, Señor de los Elfos Oscuros.

Tzeentch, dios del Caos, ha nombrado a un nuevo Campeón. Los seguidores de El Que Cambia las Cosas han reunido a un grandioso ejército y preparan una incursión masiva a las tierras de los hombres; en concreto, el Imperio parece el objetivo más probable.

Malekith reflexiona sobre el mensaje. Es muy consciente de la terrible plaga que está arrasando el Viejo Mundo. Si las fuerzas del Caos lanzan un ataque cuando el Imperio se encuentra debilitado por la plaga, el Emperador no tendrá más opción que recurrir a sus vecinos los Enanos. Con ayuda de los Enanos, cabe la esperanza de detener a las fuerzas del Caos. Pero si los habitantes de las montañas no pueden acudir en defensa del Imperio, el Emperador Karl Franz se verá obligado a suplicar a los Altos Elfos de Ulthuan. Malekith duda que los suyos vayan a abandonar la gran nación de los hombres en tales momentos de necesidad, ya que tal decisión privaría a los Altos Elfos de un valioso aliado. No… los Altos Elfos acudirán, y probablemente enviarán varias legiones de guerreros para repeler el ataque del Caos, dejando Ulthuan desprotegido.

Cuando la luna del Caos eclipse la luz del sol, el envío de tropas habrá finalizado, y las fuerzas del Caos comenzarán su marcha hacia el Sur. Hay poco tiempo, y mucho por hacer.

El Rey Brujo ordena que todas las fraguas y calderas del reino se dediquen a forjar armas, armaduras y máquinas de asedio. Los Señores de las Bestias de Karond Kar reciben instrucciones de seleccionar a las criaturas más fuertes y feroces que posean y prepararlas para el combate. Las fieras elfas bruja de Khaine se preparan para el sacrificio sangriento al Señor del Asesinato. Morathi, la gran Elfa Bruja, convoca a las Hechiceras más poderosas de los Conventos y las entrena para liderar los ejércitos de los Elfos Oscuros. Mientras su gente se prepara para la guerra que se avecina, Malekith prepara sus planes contra los Enanos.

Parte de estos cazadores y guerreros de élite de Naggaroth son enviados a las tierras de los pieles verdes con un único propósito: traer al Caudillo Orco más poderoso que puedan encontrar. Cuando el equipo vuelve con un Orco y un Goblin, Malekith no puede ocultar su asombro. Al parecer, forman un equipo inseparable que lidera una nueva tribu muy poderosa que se hace llamar los "Hijos del Sol Sangriento". El chamán Goblin, Gazbag, es la parte pensante, mientras el imponente Orco, Grumlok, proporciona la fuerza bruta. Para cada uno de ellos, Malekith forja un amuleto mágico que potencia las habilidades del portador. Además, el Rey Brujo incluye secretamente un conjuro de mandato que obliga a los dos líderes a reunir a su tribu y partir hacia el Este en dirección a las Montañas del Fin del Mundo. Allí, deberán capturar la fortaleza de Ocho Picos e invocar un poderoso ¡Waaagh! para erradicar a los Enanos. Una vez cumplido el objetivo, ordenará a sus guerreros devolver a los prisioneros pieles verdes a su hogar.

Tras poner en marcha el plan, Malekith espera noticias de las Montañas del Fin del Mundo. Los Enanos, ocupados combatiendo las fuerzas ¡Waaagh! de los pieles verdes, no podrán acudir a la llamada del Emperador cuando el ejército del Caos llegue a sus fronteras. Los Altos Elfos partirán hacia el Este rumbo al Viejo Mundo, y Malekith lanzará su ataque. Por fin, el Rey Brujo podrá reclamar sus derechos de nacimiento que su débil raza le ha negado durante milenios. El Trono de Ulthuan será suyo.

proximamente...El sol sangriento se alza

fuente: www.mundowar.com

Ver perfil de usuario http://lamanada.superforo.net

Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.